Sufrimiento y Dureza …

Tras un año de larga espera, por fin llegó, ya estaba aquí …. eran los 101 Kms. de Ronda, en su 16ª edición. Como cada año, desde que empecé con la bici, y mis compañeros desde antes, un grupo de esos maravillosos locos chanateros nos preparamos para afrontar este reto.

Diario de a bordo de la expedición «Chanateros en Ronda 2013«:

Viernes, 10 de mayo de 2013: A las 7:00 hora Zulú se comienzan a organizar las dos primeras unidades. A las 7:15 el «blindado ligero» me recoge en mi puesto. Ya se han instalado en él el conductor especialista Yayo; el psicólo-psiquiatra-loquero-sanador de mentes Jaur (para ser chanatero es casi imprescindible no estar muy bien de la «azotea» …); el Maestro de maestros, el incansable, el inagotable, el «Duracell» del grupo, el Ilustrísimo Señor D. Antonio Páez; y el biplato, el sufridor en silencio, el que siempre llega aunque sea tarde, nuestro Vic-1.

Por otro lado, en el segundo punto de encuentro, ya se hayan preparados en el «blindado de transporte» el conductor especialista, el tío más entregado que conozco, el que todos oímos (con la vocecilla «aterciopelada» que tiene como para no oírlo), el gran Majano; y nuestro bombero más dicharachero del barrio, el Marchal.

Mientras se reparte el personal, el conductor especialista Yayo y el que suscribe, Husky (o Wolfsome, como me conocen por Ronda), nos dirigimos al tercer punto de encuentro a recoger al resto del batallón: el mauro Roger; y los novatos, Sergio «Chiquitín de la Mancha» y Alberto «el Cuñao».

Una vez cargados los dos «blindados», junto con el vehículo de reconocimiento del Chispas Salmerón, partimos rumbo a «Tierra Santa«. Por el camino nos vamos encontrando a más miembros del batallón chanatero. Una vez llegados a «Tierra Santa» lo primero es lo primero: ir a dar novedades al Cabo Becerra y al Mayor Pierre, recogida de órdenes (dorsales) y a montar el campamento.

Una vez montado el campamento, como todos los años, a por el rancho, en donde ya es costumbre, porque atienden a la tropa como si de la familia se tratase: Restaurante Carmen, y por la tarde, tras un espectacular rancho, a ver al resto de la tropa, tanto Chanatera como Susmuráis, en la Alameda del Tajo, con degustación de Leche de Pantera, para ir preparando el cuerpo para la siguiente jornada. Sobre esa hora se nos unió un nuevo miembro en el campamento: Fauco, menudo fichaje !!!!!., y un poco después llega el Motor Diésel de la tropa, César y familia y David «Duatlón Man» Páez y familia. Cena de la Pasta, y a toque de silencio !!!!!!

Sábado, 11 de mayo de 2013 – Día D: Toque de diana a las 6:45. La tropa nerviosa. Día espectacular. Un sol radiante, pero sin calor. Nos dirigimos a por el desayuno, y como de costumbre, nuestras mesoneras favoritas nos sorprenden con un desayuno digno de un rey ….. La tropa con la moral por las nubes y la «panza llena». A las 9:00, más o menos, la  tropa entrando en el Estadio, dándonos ánimos unos a otros. Los novatos, Vic-1, Majano, César, Sergio, Alberto, Fauco … nerviosos, los más veteranos, tumbados a la sombra, casi durmiendo; y en mi caso en particular, hasta di una cabezadita …..

A las 10:10, los veteranos se ponen nerviosos, y salen disparados hacia adelante, Marchal y yo tranquilizamos a los novatos, y nos quedamos a la sombra hasta el chupinazo de salida. Como todos los años, la salida «neutralizada» de locos, pero los que somos veteranos y no tenemos que ir a ganar, de «tranquis» … como siempre, se ven las primeras caídas y abandonos, pero por suerte, la  tropa chanatera sigue intacta.

A las 11:00, salida !!!!!!! Este año, con una magnífica «sinovitis por sobrecarga» en la rodilla izquierda, me dispongo a tomarme la prueba como un «paseo de Verano Azul» …. Rápidamente se me unen Sergio «Chiquitín de la Mancha» y Alberto «el Cuñao», y comenzamos a pasar por esos maravillosos campos de trigo, cebada o lo que sea (se nota que soy un cateto de asfalto) y de nuevo la misma imagen …. Final de la peli «Gladiator» …. con esa magnífica música ….. Despierto
de mi sueño porque de repente me veo sólo, sin compañeros …. parece ser que mi rodilla  va demasiado bien, así que me tranquilizo, pero sigo adelantando gente …. Incluso voy adelantando a algún Chanatero que en la salida se había puesto nervioso y había ido hacia adelante … y es que esto es lo que siempre digo …. «Esto no es como empieza, sino como acaba». Total, que ya en este punto vamos juntos Alberto «el Cuñao» y yo, y así seguiríamos hasta el final.

Como veterano que soy, y encima creyéndomelo, voy todo el camino dándole consejos a Alberto «el Cuñao»; entramos en la zona nueva, en Las Navetas, y sinceramente …. qué gozada !!!!!! No me molesta la rodilla, voy adelantando gente sin parar, por Dios !!!! Por momentos tengo que parar a esperar a mi compañero de ruta, y en cuanto llegan subidas fuertes, él me espera a mi.

Llegados a este punto de avituallamiento nos encontramos con Jaur y Jose Antonio «el Yerno», repostamos agua, y seguimos a un buen ritmo. Sigo dándole consejos a Alberto «el Cuñao» y vamos poco a poco avanzando. Me voy sintiendo tan bien, que sin darme cuenta dejo un poco atrás a mi compañero de ruta y aparezco en Setenil sólo, lo justo para decirle adiós a Fauco, que me huye y teme como una vara verde !!!!, y al par de minutillos llega Alberto «el Cuñao» y nos disponemos a darnos el primer sablazo: toma sandwich de jamón york y queso, con fruta, isotónica y media tableta de chocolate. 20 minutillos de relax, en los que van apareciendo unos cuantos Chanateros: Jaur, Jose Antonio «el Yerno», Sergio «Chiquitín de la Mancha», MarchalMajano y Vic-1.

Tras este reposo, Alberto «el Cuñao» y yo dejamos en el avituallamiento a los compañeros y seguimos la marcha, una marcha que comienza con una subida «apretailla» y luego un llaneo. Vamos bien, de charla, tranquilos, sin prisa pero sin pausa. Caen los kilómetros y no paramos de adelantar gente; es la cuarta o quinta vez que adelantamos a un tándem que iban vestidos de azul y negro, y claro, montamos la «güasa del … ¿otra vez por aquí?».

Comenzamos la bajada hacia Alcalá del Valle, y como me pasa en  todas las bajadas, no me acuerdo que voy con un compañero, y me lanzo a calzón quitado, los legionarios echándose las manos a la cabeza y pidiéndome que frene, que me voy a estampar …. finalmente llego a donde están repartiendo los geles y como de costumbre «guaseo» con la peña sobre lo que se nos viene encima, y claro, el legía de turno se parte de risa y me dice aquello de «usté no es la primera vé que viene, verdad???» Llega Alberto «el Cuñao» y sin apenas dejarle respirar le hago que se tome el gel, y acto seguido …. cagada al canto !!!!! Alberto «el Cuñao» se da cuenta de que el núcleo de su rueda trasera se mueve más que la compresa de la Veneno …. 15 minutos parados intentando apretarlo a mano, como auténticos «burros» … algo hacemos, pero Alberto «el Cuñao» está «rayao» y me cuesta 10 minutos de «Gabiente Psicológico estilo Jaur» convencerlo de que siga, que vamos despacio, que yo lo espero; y por fin seguimos y nos enfrentamos a la temible cuesta de hormigón …. Si vieras lo que he disfrutado cuando he tomado todo el aire posible en mis pulmones y he soltado el grito de …. «A ver, echaos a un lado que voy, que este año, por mis güevos que subo esta cuesta …. andando !!!!!!». Las risas eran generales, y efectivamente, Alberto «el Cuñao» y yo la hemos subido andando. Algunos «mashotes» la han subido en bici, pero 1 kilómetro más adelante los hemos pasado porque esta cuesta es dura de cojones, corta, pero hace mucha pupita !!!!!

Seguimos avanzando entre paisajes espectaculares, y sin darnos cuenta, terminamos una subida seria, y aquí le digo a mi compañero: «Ahora la bajada al campamento, calienta los frenos que ya verás» …. y así nos hemos lanzado de nuevo, y como siempre me pasa bajando, no me acuerdo de que no voy solo ….. pero al final abajo vamos de nuevo juntos. Llegamos al campamento y han pasado sólo 5 horas 50 minutos … no voy mal. Paramos a comer, y al «rayao» de Alberto «el Cuñao», tras 30 minutos parados se le mete en la cabeza que tiene que arreglar la rueda. Ya están comiendo el resto de compañeros: Jaur, Jose Antonio «el Yerno», Sergio «Chiquitín de la Mancha», MarchalMajano y Vic-1. Pues nada, otros 20 minutazos que Alberto «el Cuñao» se entretiene en buscar a un amable Legionario que le ofrece herramientas para arreglar la avería, y tras este parón de más de 45 minutos …. la cuesta de la Hermita !!!!!! Dura como ella sola, Alberto «el Cuñao» y yo mano a mano, primero en bici y luego andando, sin parar. Por fin, y otro año más, se me hace más corta la subida, y llegamos a ese «veredilla» que nos lleva hacia la increíble bajada. Adelantamos a David «Duatlón Man» Páez, que nos llama de todo por no saludarlo, pero es que vamos «mu» concentraos bajando, y al terminar, me paro y le digo a mi compañero que se de la vuelta y mire las bicis bajando de la Hermita …. se queda «alucinado» …. como todos. Seguimos avanzando y paramos a llenar agua. Le aviso de que se nos viene encima una bajada peligrosa, que otros años hice andando, pero este año, con dos cojones …. en bici, despacito, pero en bici y sin poner un pie a tierra.

Vamos bien, estamos disfrutando, y seguimos adelantando gente. y le comento que ahora llega el último repecho duro … pero «ay mamica» …. que «peazo» de vereda … dura, durísima a estas alturas, pero también «guapísima». Andando entera, primero porque no había muchas fuerzas, porque había gente, y porque se merecía ir despacio para disfrutar del entorno por donde hemos pasado.

Una vez coronado el puerto, aviso a Alberto «el Cuñao» de la bajada que nos espera, así que la hacemos despacito, y luego, por fin la subida al último control, y esta vez no está en mitad de la cuesta
…. pero si el agua, y me paro a llenar, luego en el avituallamiento, isotónica y algo de fruta, y de nuevo en marcha, con una cuestecita graciosa. Alberto «el Cuñao» y yo seguimos llaneado a muy buen ritmo, me dice que si me duele la rodilla, que para que fuerzo y lo llevo a «to pijo» …. pero es que no se si voy bien y puedo andar o es que estoy deseando acabar. Finalmente coronamos el último avituallamiento, y mientras Alberto «el Cuñao» reposta agua, yo agradezco al Sargento que allí había que me indique donde está el «doping», y allí que me voy con los Legías a echar un trago …. que bien sienta un trago de ron-cola en el kilómetro 96 !!!!!

Finalmente, y tras un bajadón espectacular, Alberto «el Cuñao» y yo comenzamos a subir la temible y conocida «Cuesta del Cachondeo», cada uno a nuestro ritmo, andando gran parte de ella. Mi compañero me mira desde arriba y me dice que por qué me paro …. «Coño, Alberto, estoy bebiendo agua !!!!! Tú tira que en meta nos vemos» …. Y así cada uno vamos subiendo. Al divisar las primeras casas me siento eufórico, veo que a pesar de la mayor dureza por el tramo nuevo en la prueba, y de ir con la rodilla «tocada», es posible que mejore el tiempo del año pasado …. me subo en la bici y termino esos últimos metros subido, giro a izquierdas y enfilo la última subida. En la acera, a lo lejos, veo a los Chanateros máquinas que llevan ya horas en Ronda, y al comenzar a animarme le echo un par de güevos y me subo a la acera con la bici … y los echo al asfalto !!!!

Voy como una «puta moto», termino de subir con el plato grande (44) y el piñón chico (11) el resto de cuesta, enfilo el puente a más de 35 por hora, con la gente aplaudiendo,  entro en la Alameda, pienso en mi padre, como todos los años, mirando al cielo, luego me acuerdo de mi madre, mi Eva y mis niñas, mi Lucía y mi María, que estarán en Roquetas, esperando mi llamada …. y finalmente miro el cronómetro: 9 horas y 26 minutos ….. 15 minutazos menos que el año pasado …… Me siento eufórico, he acabado otra vez, y van  tres, los 101 de Ronda.

Tras recoger mi ladrillo y mi sudadera (gracias a la Organización por la idea de repartirla a la llegada a meta) me dirijo a la Plaza de Ronda donde están mis compañeros esperando. Abrazos, alguna lagrimilla, anécdotas y comienza la fiesta.

En el reportaje fotográfico podréis ver como cenamos después y nos fuimos de helados hasta altas horas de la noche. Desde estas humildes líneas que escribo sólo quiero agradecer, en primer lugar a mi señora, Eva, y a mis niñas, Lucía y María, por todo el tiempo que permiten que les robe para subirme a la bici; a mi madre, por eso, por ser mi madre y aguantar a un hijo como yo; a todos los Chanateros, especialmente a los que este fin de semana me han tenido que aguantar; y a la Organización de los 101, especialmente al Cabo Becerra y al Mayor Pierre, por todo el «tostón» que les he dado y los problemas que les he causado …..

Gracias a todos, y nos vemos, si Dios quiere, en Ronda 2014 !!!!!!

Galería de Fotos de Ronda 2013

2 thoughts on “Sufrimiento y Dureza …”

  1. Antonio, creo que este club tiene de todo, PERO TODO BUENO. en este caso me refiero a ti, pero que otras veces les tocara a otros, eres una gran persona en el mas amplio sentido de la palabra, solo te diré que eres de las personas que en esta vida todavia no me han echo perder la fe en la raza humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *